17de23 golf CGU

Ya empieza a haber movimientos preelectorales en el CGU

Hasta el 31 de octubre de 2020, según surge del reglamento general de la institución del Club de Golf del Uruguay (CGU) la Comisión Directiva tiene tiempo para llamar y realizar las elecciones.

El criterio que normalmente utilizan los dirigentes, es hacer el acto eleccionario en el último día hábil del mes de octubre, en esta oportunidad sería el viernes 30.

Distintos grupos de socios comenzaron a reunirse, dialogar sobre el club que les espera y el que desean a futuro.

Las agrupaciones  que se están formando y otras que ya existían, todas con “intenciones” de alcanzar la presidencia de tan prestigiosa institución.

La Lista 1, la cual ha obtenido un cargo en las últimas dos Comisiones Directivas, ya se están juntando y si bien no hay un candidato elegido, el natural sería Pablo Varela, quien actualmente representa a la agrupación en la “Directiva”. Varela fue el candidato en la elección del 2018.

Este grupo, viene mejorado en cantidad de votos como reflejaron en ambas elecciones: 2016 y 2018. La interrogante está, si definirán a Varela o será la oportunidad de Diego Mattos en conducir al triunfo en las elecciones.

Hay parte de la “1” que no quiere saber de alianzas, pero hay integrantes de la propia agrupación que comienzan a sondear acuerdos con otras listas.

Otro que ya oficializó su candidatura, es Gonzalo Vertiz y lo hará con su Lista 1721 (los últimos 4 dígitos del teléfono de la institución), la misma que ganó en 2016 y perdió en 2018.

Vertiz ya se muestra en redes sociales como “Facebook” con su grupo donde ya aparecen los nombres para cada “Comisión”. Sin embargo, Vertiz no ha hecho saber quiénes lo acompañarán en la lista.

Otro grupo, que todavía no definió mucho, pero comenzó a diagramar su esquema, involucra a Santiago “Tati” Fernández como candidato, esto tras la deserción de Gonzalo «Gongo» Etcheverry Ferber. Fernández, fue directivo hace algunos años atrás, dará batalla para ser la agrupación que se quede con la mayoría dentro de la Comisión Directiva.

Ya con tres en escena, un cuarto candidato sería naturalmente Carlos Manini, actual presidente del CGU. Manini buscaría renovar su mandato en los comicios de octubre 2020. Lo que hasta ahora no está claro, por cual lista se presentaría, debido a la fractura que sufrió el oficialismo que terminó con la renuncia de Marta Penadés, en medio de durísimas acusaciones.

Sería una cuarta “Lista”, ¿mucho?

Por si fuera poco, Fernando “Mono” Crispo desea estar en las elecciones para encabezar los festejos de los “100 años del Club de Golf del Uruguay” que se cumplen el 24 de mayo de 2022.

Crispo, cuyo abuelo fue el primer presidente de la institución, ha participado activamente en las últimas dos elecciones del club. En 2016 no logró reunir los votos suficientes para alcanzar un cargo en Comisión Directiva y en el 2018, apoyó la candidatura de Marta Penadés.

Con cinco precandidatos, esto sonaría más que suficiente, pero hay más.

Una sexta y novedosa lista tiene intención de llegar a octubre.

Un grupo de menores de 40 años, tras observar el radical cambio que sucedió en la Asociación Uruguaya de Golf (AUG), se reunieron y empezaron a conversar para presentarse en las elecciones.

Si bien hasta ahora son conversaciones, chats entre ellos, cada día sienten que tienen más posibilidades de organizarse y presentarse como una opción más en la próxima elección.

¿Sería una exageración un séptimo candidato?

Claudio Billig, candidato a presidente en el CGU en el año 2016, cedió su lugar a Carlos Manini para que integrara la fórmula junto a Penadés en las elecciones de 2018 por la lista 2022, ya que él ocupaba la presidencia de la Asociación Uruguaya de Golf.

Una vez desplazado del órgano rector, Billig estaría analizando con sus allegados volver a postularse a la presidencia del Club de Golf del Uruguay, buscando el apoyo de una tradicional familia del Club de Golf del Uruguay, la misma que dio su aprobación y lo postuló en el 2016.

Este es el panorama de lo que están queriendo hacer las distintas agrupaciones y sus aspiraciones para comandar a la institución.

Entendemos, el que resista y demuestre transparencia, llevará las de ganar, pero eso sí, las votaciones en el CGU, son más por amistades, que por la gestión o propuestas electorales.

Los socios tendrán la última palabra y deberán embocarle al «hoyo».