penades y cia

WikiLeaks en el CGU: se filtró la base de datos

Algunos socios del Club de Golf del Uruguay (CGU) nos enviaron su parecer sobre el “correo electrónico” enviado por Marta Penadés, ex presidenta de la institución, donde ellos entienden que no se respeta la “privacidad de datos” en la institución.
Marta Penadés en su escrito vía correo electrónico a los socios del CGU expresó entre otras cosas “A pesar de que me fue negada esta comunicación con ustedes desde la Directiva, entiendo que corresponde que yo les haga llegar mis motivos desde mi correo”.
Ahí se entra en un terreno muy complicado por la Ley de protección de datos que hoy está vigente.

Estas políticas poco prolijas de la actual Comisión Directiva, la anterior y para atrás, se han convertido en gran parte de los “WikiLeaks” del golf uruguayo.

De alguna manera, Penadés, consiguió la base de datos que pertenece a la institución.

Lo que www.buengolftour.com obtuvo hasta el momento de información, es que oficialmente el CGU no se la facilitó.

Penadés había renunciado semanas atrás pero hace pocos días lo subrayó por escrito.

“Me encontré con directivos dispuestos más a destruir que a construir” expresó en uno de sus párrafos.

“Han llegado hasta adulterar fechas” sentenció Penadés, en un posteo en la red social Facebook y publicado como primicia en www.buengolftour.com y pocos después fue noticias en los medios escritos de Montevideo.

Hasta el momento la Comisión Directiva del CGU no abrió ningún proceso disciplinario y tampoco Penadés presentó una denuncia formal a la directiva, ni a la justicia ordinaria.

Ante tal gravedad afirmada por la ahora ex presidenta (“Han llegado hasta adulterar fechas”), sería conveniente que esta denuncia, no se archive y se presente a la justicia ordinaria, así para llevar tranquilidad y transparencia de los que gobiernan el CGU hacia los socios de la institución, que mes a mes abonan la cuota social.

La “falsificación de documento privado” es un delito previsto en el código penal y como tal, sus eventuales autores deberán ser juzgados y quizás de confirmarse deberán ser expulsados del Club de Golf del Uruguay.

Carta de Marta Penadés envía vía correo electrónico

Montevideo, 24 de abril de 2020.-

Estimados socios y amigos:

A mediados del  año 2018, fui invitada a integrar la comisión directiva del Club de Golf del Uruguay.

Era una comisión que tenía sus singularidades, ya que los candidatos proveníamos de diferentes grupos de socios de diferentes épocas y con diferentes expectativas sobre el Club.

Nunca había soñado una propuesta de ese tipo, ya que en mis años de actividad, integré muchas comisiones y muchas capitanías, pero no Directivas.

No dejaba de halagarme el tema,  porque culminar mi actividad social y laborar como Directiva del Club a una edad ya significativa; y tratándose de un Club muy querido, por mí, consideré que algo de mi experiencia empresarial, podría aportar.

Ganamos las elecciones por una amplia mayoría y comencé a ejercer la Presidencia del Club.

Casi de inmediato comprendí que teníamos miradas diferentes sobre el Club, su deporte y otras actividades.

Me opuse a varias decisiones sin resultados; porque de una forma o bien de otra, reiteradas decisiones nos llevaron tiempo, idas y venidas; ocupando un tiempo que era más valioso para la construcción  de nuevas ideas, nuevas actividades.

Pero, marcar la autoridad, parecía lo más importante de algunos.

Esa situación, no propició por cierto la sana convivencia  de los socios ni de estos con la Comisión Directiva.

A pesar de que me fue negada esta  comunicación con ustedes desde la Directiva, entiendo que corresponde que yo les haga llegar mis motivos desde mi correo..

Al agradecerles sinceramente a todos aquellos que depositaron su confianza en mí persona, y pusieron su confianza en mí, lamentando además el momento de esta decisión, que no es el mejor; pero con la absoluta certeza que poco podría hacer, me despido con todo mi afecto.

Marta Penadés

P:D: Pronto nos veremos en la cancha o en alguna instalación en el gimnasio. Por ahora, nos quedamos en casa,