A la espera del fallo, la AUG vuelve a tomar declaración a la involucrada

“Si usted no cumple con las reglas del golf, estará jugando un deporte que puede ser muy divertido, muy parecido, pero no es golf”, frase que actualmente se ubica en uno de los más prestigiosos Clubes de Golf de lengua inglesa.

Así quiero comenzar este artículo para que entiendan que en Uruguay, este deporte está desvirtuado.

El martes pasado se reunieron los miembros del Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Golf (AUG), integrado por Claudio Billig, presidente, Daniel Schapira, secretario, Fernando Crispo y Fernando Scelza, en calidad de vocales y Claudio Nahmías, como tesorero.

Se juntaron, el tema urgente y de prioridad, fue el escandaloso hecho de trampa, que sucedió hace más de un mes y que hasta ahora solo hay un manto de dudas de todos los frentes.

Recordamos que una jugadora tuvo una “tentativa de trampa” (quiso hacerlo y fue descubierta por su marcadora), en el hoyo 12 al lado del hazard en La Barra Golf Club.

Lo extraño, fue, que concluyó la ronda y la jugadora que le llevaba el score, vice campeona Sudamericana y con muchos campeonatos internacionales a cuestas, anotó como la multa del hazard, que efectivamente su pelota fue al mismo.

Omitió la falta, sacar la pelota de la bolsa y colocarla con la mano, convencida que no estaba siendo observada (declaración de la involucrada, presentada por escrito ante Billig, presidente de la AUG).

La marker, tendría que haber llegado al club house, no firmar la tarjeta y hacer la denuncia.

No hizo nada, solo tuvo una conversación en una mesa entre involucradas y familiares.

Tras 11 días, llegó la denuncia a la AUG,  por parte de las compañeras de foursome de la “supuesta” infractora que fue recibida por Billig, que conversó con dos de las tres compañeras de foursome de la actualmente provisoriamente sancionada.

Todo esto sucedió, después que hiciéramos público el lunes 28 de enero.

(https://www.buengolftour.com/2019/01/28/bochornoso-episodio-entre-jovenes-uruguayas/)

Billig tomó declaraciones a la marker y sus compañeras de foursome, mientras que algunos miembros de la AUG escucharon a la denunciada.

El martes 19 de febrero, la Asociación Uruguaya de Golf solicitó que la infractora regrese a prestar declaraciones, ya que los miembros del Comité Ejecutivo tienen muchas dudas sobre lo declarado en su primera comparecencia.

www.buengofltour.com  conversó con autoridades expertas en la materia a nivel Mundial y expresaron: “No debió firmar la tarjeta y haber procedido a denunciar el hecho ocurrido en la institución ya que estaba participando del campeonato”.

“Además no se explica que no hayan puesto un tribunal arbitral”,  con respecto a que el órgano rector no creyó conveniente llamar a los expertos de la materia en reglas.

En julio 2017, bajo la presidencia de Víctor Zerbino, la hoy “provisoriamente suspendida” tuvo un hecho también de mal proceder en la marcación sobre el green y fue denunciada por sus dos compañeras de threesome.

En ese caso las tres involucradas tenías menos de 13 años.

Zerbino, llamó a un tribunal arbitral, este hizo su trabajo e informó la sanciones correspondientes que fueron avaladas parcialmente, aplicando una sanción menor a la sugerida, en ese momento por las autoridades de la AUG.

La Asociación Uruguaya de Golf carece de jerarquía y transparencia en los casos de sanciones.

No hay manuales de procedimientos profesionales y se nota un claro amateurismo para llevar adelante los casos de infracciones, no solo la que impondrán en este hecho puntual, sino en otros episodios pasados, donde depende quien es, que apellido tiene o que padrino tiene atrás, se sanciona de menor o mayor rigurosidad.

Así el golf uruguayo no levanta cabeza, se hunde cada vez más y no hay miras de querer mejorar.

Culpables, obvio que los hay y son todas las instituciones del golf nacional que cuando fueron a elecciones en 2018 de 12 clubes solo hubo ocho presentes y el octavo amagaba cada minuto en retirarse de la sala para que no haya quorúm.

Que se debió hacer

Tras todo el bochorno de las involucradas el día domingo 20 de enero de 2019, automáticamente se debió suspender la matrícula de la AUG a las jugadoras.

Hacer y dar garantías a ambas partes nombrado un tribunal arbitral que tendría que tener determinados días para dictar su fallo.

Luego en una reunión extraordinaria, el Comité Ejecutivo de la AUG, avalando a los árbitros designados, (cuyo rango está en categoría 3 de la R&A), homologaría el fallo.

Y así se resuelve y se marca una ruta a seguir.

Todo esto antes mencionado, no hizo la AUG.

Mi visión sobre este incidente

“Más allá de un interés periodístico, ya que es un hecho público que involucra a las mejores exponentes del golf uruguayo, la buena fe en este deporte es básico, es la base de este juego, por eso hay que ser estrictos, algo falla históricamente con certeza desde el órgano rector, ya que son menores muy jovencitas y las bases están equivocadas”.

Comparte ésta noticiaTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+