edu perez paris 2

Eduardo Pérez París: El mundo del Golf te va a extrañar

Fue un domingo distinto el que pasó, estaba a media mañana jugando golf, en el Olivos Golf Club, Buenos Aires, Argentina, cuando el celular comenzó a vibrar reiteradas veces.

Falleció Eduardo Pérez París en su Venezuela amada, esa tan pintoresca con lugares “bellos” pero también en el último tiempo tan devastada a nivel socio político.

La noticia fue dura, ya que se trataba de un colega, un periodista, un esposo, un padre, un abuelo pero permítanme expresarles, “mi amigo”.

Pérez París lo conocí hace algunos años atrás, cuando nuestra pasión nos unió, el golf.

Desde ahí se forjó una amistad incondicional, porque créanme que Eduardo fue un hombre sin maldad.

Todos tenemos nuestros demonios adentro, pero el querido “Edu” jamás los tuvo.

Es más, -siempre porque él era el mayor del grupo- trataba de aconsejarnos y ni que hablar de ayudarnos y apoyarnos en todo lo que era otra de sus pasiones, la fotografía. “Edu, necesito foto de los uruguayos” y Pérez París no solo me traía las imágenes, sino de una calidad y estilos únicos.

Obviamente la noticia entristeció, infinitos mensajes están en las redes sociales, a mí en lo personal hasta lágrimas cayeron desde mis ojos, pero sé que Eduardo está ahora cuidándonos a todos los que lo queremos desde algún lugar.

Como periodista fue un apasionado del golf, dio todo por su profesión, por el golf de Venezuela y hasta por su país, algo que siempre hablábamos muchos.

El golf sudamericano es esto, lo otro, los jugadores, etc… pero su “aura” fue siempre la de la sonrisa.

Anécdotas muchísimas, como la primera vez en el año 2015 cuando saludamos a Billy Payne, Chairman de Augusta National Golf Club, en la primera edición del LAAC (Latin America Amateur Championship) y Eduardo estaba bien tímido, mientras que el colombiano Carlos Avendaño y quién les escribe avanzábamos a saludarlo y sacarnos una foto. Y así otras como, cuando en salas de prensas internacionales en algún que otro certamen nos “llamaba en voz alta”  para que veamos sus fotos y eran de una calidad y ojo de excelencia. Como un águila le daba de comer a su polluelo de pico a pico, en un gran primer plano, solo a modo de ejemplo.

Hoy, ya no te voy a tenerte físicamente, ya no vamos a hablar o a mandarnos mensajes, pero yo créeme querido Eduardo Pérez París, te voy a tener siempre como un amigo que esta profesión me brindó. Esos amigos incondicionales, queridos y sonrientes.

QEPD querido amigo

Julio Aliseris

Buen Golf Entertainment

Comparte ésta noticiaTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+