sergio-garci-the-masters-winner

Sergio García se vistió la «chaqueta verde» tras ser el campeón del The Masters

Augusta. Por fin Sergio García le llegó la hora de obtener un certamen “Major” (tras 73 intentos), con mucha personalidad y sufriendo se vistió la famosa “chaqueta verde” honor que fue favorecido tras su título en el The Masters, primer “grande” de la temporada que se jugó del jueves al domingo pasado en el Augusta National Golf Club, Georgia, EE.UU.

El español de 37 años y que este año se casará con Ángela Akins fue un justo campeón.

Totalizó 279 golpes, 9 bajo par y rondas de 71, 69, 70 y 69 impactos, todas las vueltas bajo el par del campo.

Pero la jornada final fue dramática con desempate incluido.

El último tee time eran los punteros, Sergio García y el inglés Justin Rose, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y que ya tiene además un título “Major” (US Open 2013) ambos empatados en su score.

García comenzaba en la primera bandera con birdie y ya con ventaja que ampliaría en el hoyo 3 con un nuevo birdie.

Pares seguidos y la reacción de Rose para igualar al tee del hoyo 10.

Un mano a mano con nueve banderas por jugar.

Rose siguió con piloto automático mientras que el español se equivocaba en dos hoyos seguidos, en ambos se fue con bogey y dos golpes atrás del inglés.

El par 5 del hoyo 13, fue clave para la arremetida de García.

Mala salida del español, castigo por declarar injugable y su tercer golpe al fairway, mientras Rose colocaba su segundo golpe atrás del green.

La lógica era bogey de Sergio contra birdie de Justin y torneo terminado, pero el golf tiene esa incertidumbre que hasta que la pelota no entra al hoyo todo puede suceder. Y sucedió.

García realizó un extraordinario approach y putt, mientras que Rose falló un claro putt para birdie, ambos se fueron con par y ventaja de dos golpes para Rose a falta de cinco hoyos.

El nacido enBarriol, Castellón, inmediatamente hizo birdie al hoyo 14 y se puso a un golpe.

El último par 5 de Augusta National, el 15, tuvo al español haciendo un eagle contra birdie del inglés y al tee del 16 empatados.

El par 3 fue emocionante, ambos colocaron su pelota cerca de la bandera.

Rose fue más certero, embocó su birdie, y García falló.

Ventaja de un impacto a falta de dos banderas.

El 17, un par 4 donde con ventaja Rose se complicó solo y se fue con bogey contra par de García.

Empate y el hoyo final.

Ambos sacaron su drive y centro del fairway.

Si bien la suerte le ayudó a Rose en el “pique” en su segundo golpe, colocando su pelota a tres metros de hoyo, García respondía de gran forma y un putt de metro y medio.

Rose ejecutó y falló, mientras que García hacía lo mismo y desempate.

La maldición de Sergio García y el murmullo de miles de hinchas a favor del español para que en su intento 74, pudiera coronarse.

Fueron otra vez a jugar el hoyo 18, primer hoyo extra y Rose salió primero con su drive fallando y al bosque de la derecha del fairway.

García respondía con una muy buena ejecución.

El inglés casi sin chance, sacó al fairway, y de ahí un gran tercer golpe para dejarla a cuatro metros de la bandera.

El español, con mucha confianza en sus tiros, ejecutó otro impresionante golpe y la dejó muy cerca del hoyo.

Rose falló y Sergio García la embocó como cierran los grandes jugadores, haciendo birdie y consagrándose campeón del The Masters.

García así obtiene su primer título “Major” y cuenta con 31 victorias en el campo rentado desde 1999, año que se hizo profesional. Además se adjudicó un cheque por US$ 1.800.000.

Resultados finales

http://www.masters.com/en_US/scores/

 

Emoción y lágrimas

Este año no fue el mismo sin la presencia de Arnold Palmer, quien falleció en setiembre de 2016.

Palmer fue un hombre muy carismático y ejemplo para todos, además se coronó campeón del The Masters en cuatro oportunidades, en los años 1958, 60, 62 y 64.

“El Rey” no estuvo presente en la ceremonia inaugural, donde junto a Gary Player y Jack Nicklaus pegaban el drive de salida como “honor”.

Billy Payne, presidente de Augusta National Golf Club junto a la viuda de Palmer, Gary Player y Jack Nicklaus y cientos de espectadores entre ellos varios jugadores, rindieron un sentido homenaje a Arnold Palmer.

“Por un lado es un día maravilloso, por otro es muy difícil, Arnold Palmer era mi amigo. Él era amigos de todos. A pesar de su fama y fortuna, siempre tuvo tiempo para nosotros. Me duele mucho que él no esté aquí”, sentenció Payne.